fbpx
 GLOSARIO
DENUNCIA POR LA VÍA PENAL

Proceso legal en el que se presenta un castigo (sanción) por hechos que implican la realización (comisión) de un delito causoso. La demanda penal exige dos aspectos: 1. Averiguación Previa, y, 2. Proceso penal. Su castigo máximo es la privación de la libertad.

DEMANDA POR LA VÍA CIVIL

Este proceso legal se realiza en los juzgados civiles. En este tipo de demandas el que acusa solicita se le paguen los daños y perjuicios que el demandado le ha causado. Su castigo mayor es la retribución (pago) de los daños y perjuicios ocasionados.

QUEJAS POR LA VÍA ADMINISTRATIVA

Quejas que se llevan a cabo por medio de las siguientes instancias administrativas: Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo, Procuraduría Federal del Consumidor, Comisión Nacional de Derechos Humanos, Contraloría Interna de las Instituciones y, sobre todo, por la Comisión Nacional de Arbitraje Médico..

DELITO CULPOSO

En el lenguaje alemán (derecho penal), se sostiene por algunos que la palabra culpa puede tener tres significados: 1. Dejar fuera de cuidado, descuidar o actuar sin atención. 2. Actuar sin dolo. 3. Dejar las cosas al acaso. Conforme a otros, la culpa sería falta de observación, atención, cuidado o vigilancia. Y aún cuando no hay unidad de parecer, lo cierto es que en la raíz de la culpa hay siempre la omisión de algo: cuidado, atención, etc. En el lenguaje no específicamente penal, culpa equivale a imputación personal de responsabilidad. La culpabilidad, o delito culposo, puede ser por: Negligencia, Impericia, Falta, Imprudencia.

DAÑO

Este proceso legal se realiza en los juzgados civiles. En este tipo de demandas el que acusa solicita se le paguen los daños y perjuicios que el demandado le ha causado. Su castigo mayor es la retribución (pago) de los daños y perjuicios ocasiona Del Latín, damnum; daño, deterioro, menoscabo, destrucción, ofensa, o dolor que se provocan en la persona, cosas, o valores morales o sociales de alguien. Un principio general de derecho, de secular origen, establece que todo aquel que cause un daño a otro, tiene obligación de repararlo.

DAÑO MORAL

La afección que un apersona sufre en sus sentimientos, afectos, creencias, decoro, honor, reputación, vida privada, configuración y aspectos físicos, o bien en la consideración que de sí misma tienen los demás.

DELITO

En derecho penal, acción u omisión ilícita y culpable expresamente descrita por la ley bajo la amenaza de una pena o sanción criminal.

DENUNCIA

Del verbo denunciar, que proviene del latín denuntiare, el cual significa “hacer saber”, “remitir un mensaje”. La expresión denuncia tiene varios significados. El más amplio y difundido es el que la entiende como un acto en virtud del cual una persona hace del conocimiento de un órgano de autoridad, la verificación o comisión de determinados hechos, con el objeto de que dicho órgano promueva o aplique las consecuencias jurídicas o sanciones previstas en la ley o los reglamentos para tales hechos. Dentro de este significado amplio se puede ubicar el que se da a esta expresión dentro del derecho procesal penal, como acto por medio del cual una persona pone en conocimiento del órgano de la acusación (el Ministerio Público, en México) la comisión de hechos que pueden constituir un delito perseguible de oficio.

DOLO

En derecho penal el dolo denota la volición, apoyada en el conocimiento correspondiente, que preside la realización de la conducta descrita en los tipos de delito que requieren esa forma de referencia psicológica del sujeto a su hecho. Es, en términos corrientes, el propósito o intención de cometer el delito.

HOMICIDIO

La privación de la vida a un ser humano, sin distinción de condiciones de ningún género. El segundo elemento (en tipo) de homicidio sugiere que la muerte deberá ser producida, intencional o imprudentemente, por otra persona. Dicho de otra forma, la privación de la vida ha de ser realizada dolosa o culposamente.

HOMICIDIO CALIFICADO

Se detecta la presencia de una o varias circunstancias agravatorias de la responsabilidad penal.

LESIÓN LEVÍSIMA

No pone en peligro la vida y que tarde en sanar menos de quince días, debido a su exigua entidad como es una escoriación o un hematoma irrogado en cualquier parte del cuerpo que no contenga órganos vitales.

LESIÓN LEVE

No pone en peligro la vida y que tarde en sanar más de quince días, sin límite temporal; pero el daño no debe asumir los caracteres descritos en los aa. 290, 291 y 292 del CP. Aquí quedan comprendidas algunas heridas, quemaduras y fracturas.

LESIONES

LESIONES Comete el delito de lesión quien altera la salud de otro o le causa un daño que, transitoria o permanentemente, deja una huella en su cuerpo. Sólo los seres humanos, a partir del nacimiento y hasta antes de su muerte, pueden ser sujetos pasivos de este delito, pues sin vida no se resiente lesión. El objeto jurídicamente protegido es la integridad corporal y la salud en general. La conducta del sujeto activo puede consistir en una acción (disparar el arma de fuego, lanzar el cuchillo, poner a sustancia corrosiva en la bebida o comida) o en una omisión (no frenar oportunamente el automóvil, fracturándole el pie al peatón). Puede utilizar toda clase de medios, a condición de que sean aptos: armas blancas o de fuego; sustancias químicas; los puños y objetos contundentes; el contacto sexual para transmitir una enfermedad venérea; emplear los llamados “medios morales”, como serían producir en la víctima estados de terror, miedo intenso, pánico. El resultado consiste en producir en el sujeto pasivo una alteración en la salud o en causarle un daño que no deje huella en su cuerpo. Se define la salud como el estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones. En este sentido cualquier modificación del mencionado estado integrará una de las formas del delito en examen. Daño es sinónimo de perjuicio, deterioro, detrimento, menoscabo, que debe producir una marca en la corporeidad de la persona. Es indispensable que entre la conducta del sujeto activo y el resultado haya un nexo de causa a efecto; es decir, la acción u omisión del delincuente, debe ser a productora del resultado. El elemento subjetivo del delito consiste en que la persona produzca la lesión con dolo (intensión), o con culpa (en forma imprudente, negligente, descuidada). Es necesario el ánimo de lesionar y no de matar, pues en este último caso, si no se produce la muerte, habrá tentativa de homicidio y no delito de lesión. El momento consumativo surge cuando se altera el estado de salud o se produce el daño que deja la huella en el cuerpo. Es un delito material, en cuanto que transforma el mundo fenoménico: el pasivo antes tenía su cuerpo íntegro y en virtud de la lesión ahora carece de una mano, o de un ojo; funciona anormalmente una glándula; tiene imposibilidad para reproducirse; quedó con parte del cuerpo necrosado. El delito admite la tentativa, siempre que se pruebe que el sujeto quería lesionar y no matar. En la práctica el problema radica en precisar la clase de lesión que quería producir. Habrá delito imposible de lesión si el sujeto al que se pretendía inferir un daño, ya había fallecido cuando se ejecutó la conducta; también habrá delito imposible si se intenta alterar la salud de otro, utilizando medios idóneos (como sería querer lesionar poniendo en la bebida gotas de alguna sustancia inocua). Si el sujeto quiere lesionar y el pasivo muere a consecuencia del daño recibido, estaremos en presencia del delito de homicidio denominado preterintencional (o con exceso en el fin), porque el resultado letal fue más allá de la intención. Herida es toda solución de continuidad de alguna de las partes blandas del cuerpo humano. Escoriación es desgaste o corrosión de la epidermis, quedando descubierto el tejido subcutaneo. Contusión es todo daño que recibe alguna parte del cuerpo por traumatismo que no causa ruptura exterior de los tejidos. Fractura es la ruptura o quebrantamiento de algún hueso. Dislocación es la salida de un hueso o articulación de su lugar natural. Quemadura es la necrosis de cualquier tejido orgánico, producida generalmente por la acción del fuego o de alguna substancia cáustica, corrosiva o por algún objeto muy caliente o muy frío. Clases de Lesiones: Las lesiones pueden se levísimas, leves, graves y gravísimas.

LESIÓN GRAVE

Se divide en dos grupos, a saber: Grupo A. (Regulado en el a 290 del CP) Lesión que deje al ofendido cicatriz en la cara, perpetuamente notable. Debemos entender por cicatriz toda huella o marca que dejan los tejidos al sanar; perpetuo se refiere a que acompañe al sujeto durante toda la vida; y lo notable es todo aquello que el observador puede ver a una distancia de cinco metros, aproximadamente. Grupo B. (Regulado en el a 291 del CP) Una lesión que perturbe para siempre la vista o disminuya la facultad de oír, entorpezca o debilite permanentemente una mano, un pie, un brazo, una pierna o cualquier otro órgano, el uso de la palabra o alguna de las facultades mentales. En esta última, encontramos daños que producen efectos durante toda la vida del sujeto pasivo. Así, el órgano de la vista, debe quedar perturbado en alguna de sus formas (el sujeto ve los objetos distorsionados o queda con lagrimeo constante o bien observa las figuras borrosas); respecto al oído, después del daño resentido, disminuye la capacidad auditiva (baja notablemente el número de decibeles en comparación con los que alcanzaba antes de la lesión; no oye por uno de los oídos, escucha sonidos silbantes o sordos); el entorpecimiento o debilitamiento de una mano, de un pie, de un brazo, de una pierna o de cualquier órgano (como podría ser una glándula), se traduce en la disminución permanente de la fuerza o destreza; se considera que órgano es toda parte del cuerpo humano al que está encomendada una función; el entorpecimiento o debilitamiento del uso de la palabra es de fácil captación (el ofendido que antes hablaba con voz fuerte y clara y con dicción perfecta, ahora se expresa con sonidos guturales o voz gangosa, arrastra las palabras o emite sonidos silbantes, o bien tartamudea); por último, resulta afectada alguna facultad mental, si el sujeto posee buena memoria, y después de la lesión tiene dificultad para recordar datos, sucesos o personas.

LESIÓN GRAVISIMA

Se divide en tres grupos, a saber: Grupo A. (292 del CP) Lesión de la cual resulte una enfermedad segura o probablemente incurable, la inutilización completa o la pérdida de un ojo, de un brazo, de una mano, de una pierna, o de un pie, o de cualquier otro órgano; cuando quede perjudicada para siempre cualquier función orgánica o cuando el ofendido quede sordo, impotente o con una deformidad incorregible. Se encuentran aquí reguladas consecuencias muy graves: enfermedad segura o probablemente incurable es la que, de acuerdo con los adelantos de la ciencia médica, no tenga curación o posibilidad actual de sanar; así se presentan como ejemplos la pleuritis crónica y la epilepsia traumática; de igual modo se sanciona gravemente a quien infiera una lesión que produzca la inutilización completa o la pérdida de un ojo, quedando el otro sano (pues si el ofendido tiene uno solo y se lesiona en tal forma que lo pierde, se integrará el delito de lesión gravísima que produce la pérdida de la vista). Cuando se pierde o se inutiliza completamente un brazo, una mano, una pierna o un pie, o cualquier otro órgano, la intensidad de la lesión explica que se le califique de gravísima. La lesión que perjudica por toda la vida del sujeto cualquier función orgánica, se ilustra con el pasivo que pierde completamente, se ilustra con el pasivo que pierde completamente la capacidad de oír. Respecto a que el sujeto quede impotente, distínguense dos clases de impotencia: la generandi y la coeundi; la primera no cancela la posibilidad de realizar el acto carnal (el hombre tiene erección y la vagina de la mujer permite el paso del pene), pero no tiene la posibilidad de reproducirse, sea porque el hombre no pueda eyacular o no produzca espermatozoides, o la mujer no ovule. La coeundi es la imposibilidad total y absoluta de realizar el acto carnal (en el hombre la lesión ha consistido en la castración del pene o los testículos, o en un daño tal que no permita la erección del miembro viril; en la mujer, daño impide que pueda penetrar el pene en la vagina). La expresión “que el sujeto quede impotente”, se refiere a la impotencia generandi. En cuanto a la deformidad incorregible, significa que la lesión haya causado una irregularidad o desproporción en el cuerpo, de tal modo que produzca una sensación de desagrado, de rechazo, de burla o de lástima en el observador (el sujeto queda jorobado contrahecho, sin pabellones auriculares, con un hombro notablemente desproporcionado, con una pierna mucho más corta que la otra). Grupo B. El segundo grupo de lesiones gravísimas está regulado en el a 202 del CP. Lesión a consecuencia de la cual resulte incapacidad permanente para trabajar, enajenación mental, la pérdida de la vista o del habla o de las funciones sexuales. Aquí se prevén las máximas sanciones para el delito de lesión, pues los daños que produce son los de mayor entidad. La lesión debe producir una incapacidad para laborar que acompañe al sujeto durante toda la vida (la persona queda completamente paralítica o con una gravísima afección en la columna vertebral). Lesión que produce enajenación mental, es la que haya dejado al sujeto en estado de idiocia, imbecilidad o de alguna manera con disociación absoluta en su aparato mental. Se comprende también el caso de la lesión que produce la ceguera completa en el ofendido, ya sea por dañar los dos ojos o por producir la pérdida del único que le quedaba. También se sanciona con severidad a quien ocasiona la pérdida del habla, o sea cuando el pasivo queda completamente mudo. Finalmente, la pérdida de las funciones sexuales se refiere a la impotencia coeundi. Grupo C. El tercer grupo de lesión gravísima está integrado por la que pone en peligro la vida. Aquí están comprendidas las que causan un daño en parte vital del cuerpo, de modo que exista la posibilidad real y efectiva de muerte para el ofendido (un grave traumatismo craneoencefálico, una lesión en el corazón, en el tórax o en el vientre).

VIOLENCIA OBSTRÉTICA

La violencia obstétrica considera toda acción u omisión por parte del personal médico y de salud que dañe, lastime, denigre o cause la muerte a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio.

Lo será también la negligencia en la atención médica que se exprese en un trato deshumanizado, en un abuso de medicación y patologización de los procesos naturales, considerando como tales la omisión de la atención oportuna y eficaz de las emergencias obstétricas.

Practicar el parto por vía de cesárea, cuando hay condiciones para llevarlo a cabo de forma natural, además del uso de métodos anticonceptivos o esterilización sin que medie el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer, se estableció de igual forma como violencia obstétrica.

Asimismo, obstaculizar sin causa médica justificada el apego precoz del niño o niña con su madre, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente después de nacer.

Artículo 11 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

Boletín N°. 5462

Minuta Aprobada por: “La Comisión de Igualdad de Género” de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, el día 16 de Abril de 2015.